Jaime I de Aragón después de acudir al concilio de Lyon a ofrecer ayuda en una cruzada.

“Barones, ya podemos marcharnos; hoy a lo menos, hemos
dejado bien puesto el honor de España”