No hemos traicionado la confianza que Dios depositó en nosotros por ser los máximos defensores de su reino en la Tierra